[ Entrar ]
[ Links ] [ Registrar ] [ Sobre nosotros ] [ Ayuda ]
REFLEXIONES SOBRE SEXUALIDAD HUMANA.Psic. José Manuel Bezanilla, Psic. Ma. Amparo Miranda.
Descripcion Uno de los elementos que conforman la sexualidad humana, es el que se refiere a la diferencia entre los sexos, ese fenómeno biológico, social y cultur
5.0
Rango
Autor
  Nombre : E Ayala
Edad : 7
Ubicacion : Leon, mexico
Profesion :


 

REFLEXIONES SOBRE SEXUALIDAD HUMANA.

Psic. José Manuel Bezanilla, Psic. Ma. Amparo Miranda.

 

La sexualidad humana es un fenómeno sumamente complejo y delicado de la realidad personal. Complejo porque se encuentra conformado por un gran número de elementos sinérgicos que la conforman, y delicado debido a que si cualquiera de estos elementos se encuentra alterado o ausente, esta se afecta, trastornando todas las esferas de la vida de la persona.

 

Uno de los elementos que conforman la sexualidad humana, es el que se refiere a la diferencia entre los sexos, ese fenómeno biológico, social y cultural donde cada quien se conforma como hombre o mujer. Esta construcción de género resulta ser constituyente de lo que la persona es, ya que permea todas las esferas personales y existenciales.

 

Las diferencias de genero, no son solo morfológicas, también presentan importantes diferencias en la forma en que se percibe el mundo, los patrones de pensamiento, y la manera en que se viven, manejan y expresan las emociones. Estas diferencias se constituyen como elementos complementarios. Así desde la forma en que coinciden las estructuras anatómicas, las diferencias en las interconexiones sinápticas cerebrales, los estilos de pensamiento predominantemente convergentes en el hombre y divergentes en la mujer, así como el entrenamiento psicosocial en para el manejo emocional.

 

Así que mientras que a los hombres se les entrena para la represión emocional la expresión fundamentalmente del enojo, las mujeres por su gran interconectividad hemisférica cerebral, así como por el entrenamiento discursivo social en que se ven inmersas desde su nacimiento, tienen una vivencia y capacidad expresiva emocional muy rica, estos dos estilos resultan complementarios en el sentido de que la mujer puede proporcional un gran abanico de matices emocionales a la vivencia emocional masculina, mientras que el hombre proporciona un sólido y consistente continente para aquellos momentos en que las emociones femeninas pueden verse desbordadas.

 

Un elemento muy importante es el que se refiere al “genero” que se constituye a partir de la integración no solo de los elementos biológicos, sino que aportan a este las dimensiones familiar; institucional, legal, social y cultural. Y cada una de estas influyen en la consolidación de la identidad sexual y personal, es decir la forma en que cada persona se asume así misma como hombre o mujer.

 

En lo referente al punto anterior, me parece que en los tiempos actuales y a partir de los movimientos posmodernos, los posicionamientos de genero y la identidad sexual han sufrido algún tipo de disociación, y no son elementos constitutivos uno del otro. Creo en lo personal no sostener la suficiente autoridad moral para emitir un juicio al respecto, pero si me parece importante subrayar que es un fenómeno presente que es importante señalar.

 

Un elemento importante de la sexualidad de las personas es el que se refiere a la dimensión de lo humano, que se expresa principalmente en el sentido en que esta se constituye en un regalo y donación hacia la otra persona, y así el hombre se entrega a la mujer, mientras que la mujer se presta a recibirlo, pero no solo corporalmente, sino que se constituye en un fenómeno integral, donde la unión y donación se da a nivel psíquico y emocional, así es posible sentir más profundamente las barreras emocionales que las físicas cuando la pareja se encuentra con algún tipo de fricción.

 

Una de las situaciones determinantes para el ejercicio y vivencia de la sexualidad humana, lo constituye el enamoramiento, que es esa experiencia radical en que los implicados se sumergen en una situación de locura temporal donde cuando esto se da en forma, la persona pierde la consciencia y perspectiva del tiempo y el espacio, donde los amantes se sumergen en una esfera de emblecimiento que los separa de la realidad del mundo.

El enamoramiento se da cuando la persona de la forma más inesperada encuentra a otro ser humano “que es bello y amable como ninguno, y a la vez, y precisamente por ello, alguien sin quien nuestra felicidad se presenta como imposible”. Uno de los deseos fundamentales en este estado es el de fusión con el ser amado, en el que se pretende eliminar la separtidad existencial (Fromm) para fundirse como unidad. Una de las formas en que se da esta fusión es por medio de la unión sexual, donde los dos cuerpos se encuentran unidos como uno y por un instante tocan la eternidad en un efímero éxtasis. Pero esto solo es un estado pasajero, es un paso que lleva las personas a querer compartir su existencia y así crear una familia que sea un soporte y colme de vida a todos sus miembros.

Cuando una persona se enamora (en el sentido amplio del termino) invariablemente querrá más; más de la fusión con el otro, más intimidad, más entrega, lo que invariablemente ira consolidando y construyendo una pareja, que es el fundamento y primer subsistema de la familia.

Si los amantes encuentran complementariedad entre sí, invariablemente la relación se irá sofisticando, volviéndose cada ves más abstracta, pasando de la concreta comunicación de los cuerpos a la profunda comunicación de las emociones y los pensamientos, poco a poco construirán un paisaje mental que se concretará en un proyecto de vida común.

 

A partir de este momento los amantes crecen como personas y como pareja, agregando un nuevo estado; el de esposo/a. El hecho que hayan decidido consolidar su relación para la conformación de una familia no implica que dejen de ser amantes, ya que de lo contrario perderán la chispa que en principio loa unió para convertirse en un dúo de robots orientados al cumplimiento del deber ser, si con una familia "FELIZ" pero completamente fríos y deshumanizados.

La evolución del enamoramiento de novios al amor conyugal, implica un verdadero crecimiento personal, ya que la persona tendrá que estar dispuesta a compartir "TODOS" los aspectos de su existencia, sacrificando en ocasiones su YO por el NOSOTROS, lo que implica que el individuo ha madurado y se ha convertido en lo que Freud llamaba un adulto "sano", ya que es alguien que ha salido del egocentrismo de la satisfacción personal para abrirse a la convivencia con un otro. Si esto no es posible, y la persona no logra liberarse de este egocentrismo, podríamos suponer que se ha quedado fijada en alguna etapa del desarrollo infantil que le ha impedido su desarrollo psicoemocional como adulto, y ante esta situación será muy difícil que se logre la consolidación de una pareja y por ende de una familia, ya que la persona no tendrá la capacidad de subordinar su propia satisfacción en beneficio del "NOSOTROS", ante esto se recomienda que se acuda a psicoterapia, ya que de lo contrario será muy difícil que pueda sola trascender la fijación psíquica.

 

Una consecuencia de la consolidación de la pareja, y la fundación de una familia es la "fecundidad", consideremos este concepto en su sentido amplio, la pareja se encuentra tan llena de amor que lo derraman a su alrededor, y así tanto ellos como su ambiente se llenan de vida, al grado que como resultado de esto se da la formación de un nuevo ser, que deberán formar como un ser humano, lo que les implicará nuevas demandas a todos niveles y el desarrollo de habilidades desconocidas incluso para ellos.

 

La fecundidad del enamoramiento de pareja y el amor conyugal, agrega un nuevo nivel al estatus personal, ya que ahora aparte del rol de amante y esposo, con el nacimiento de un hijo, la persona se convierte en padre. El rol de padre coloca a la persona en una situación paradójica y bidireccional, ya que debe volcarse completamente hacia el otro (hijo) pero al mismo tiempo debe entrar profundamente en su interior, para contactar con aquellos recursos, saberes y principios que le fueron trasmitidos por sus padres, así que mientras más demanda recibe del exterior más debe contactar con su interior, no solo para encontrar los recursos para nutrir a si hijo, sino para explorar las raíces más profundas de su ser hombre o mujer, para poder sembrarlas en su retoño, para que pueda éste moverse en el mundo como un hombre o mujer y pueda trasmitir a su descendencia cuando sea su momento. Es en este punto donde entra la dimensión de la sexualidad en el rubro de la fecundidad, en la construcción de un hombre o una mujer.

 

Otro elemento de la fecundidad se presenta cuando los padres por la misma demanda de la nutrición y educación de sus hijos se ven obligados a crecer, pero a diferencia de la etapa anterior el crecimiento no solo es en el mundo interno, sino también en el mundo de lo material, esto significa en espacio y en recursos materiales y económicos entre otros. Así la sexualidad dentro del matrimonio se ve expresada en la creatividad y generatividad desarrollada por los padres para generar el espacio adecuado para el desarrollo de sus hijos.

 

En conclusión podemos mencionar:

Los seres humanos somos seres sexuados, nacemos con unos caracteres sexuales determinados pero también nos vamos construyendo como hombres o mujeres.La sexualidad humana es un fenómeno complejo y delicado debido a los elementos que la conforman y a lo delicado de la relación entre estos.No es posible la igualdad entre los sexos, ya que desde el nacimiento nos encontramos determinados biológicamente, y nos vamos construyendo como hombre o mujer por la influencia sociocultural; pero si es posible la existencia de la equidad de genero.El sexo se convierte en sexualidad humana, cuando este trasciende el sentido de la mera reproducción de la especie, y se constituye como un acto de consciencia y entrega para con el ser amado.El enamoramiento es un bello estado de locura temporal que permite el conocimiento de los amantes y la conformación de una pareja que permite la evolución de estos elementos en amor y matrimonio, que serán los elementos fundantes de la familia.Para que una persona sea capaz de abandonar el rol de novio para desarrollar el de esposo y padre, se requiere de una importante dosis e madurez psíquica y emocional, ya que de lo contrario no se contará con los recursos personales para abandonar el egocentrismo.Una consecuencia natural de la consolidación de un matrimonio es la fecundidad en todos los aspectos, de la vida.Con el nacimiento de un hijo también nace un padre, situación que demanda un nuevo crecimiento y evolución de la persona.

 

 

 


Article Source :
You need permission from the original author to reprint/publish this article.
TAGS :