[ Entrar ]
[ Links ] [ Registrar ] [ Sobre nosotros ] [ Ayuda ]
Relaciones internacionales en el siglo XX
Descripcion Al hablar de Relaciones Internacionales, no podemos referirnos actualmente a otra cosa que no sea la Globalización
4.8
Rango
Autor
  Nombre : SA GUILLEN
Edad : 15
Ubicacion :
Profesion :


LAS RELACIONES INTERNACIONALES EN EL SIGLO XX

     El poder es siempre el motivo de cualquier acción. A niveles globales, implica la alianza y los acuerdos de varias naciones para que juntas presionen a los estados que no están agrupados.  No es gratis el auxilio prestado de las naciones ricas a las que no lo son, ya que el dominio ideológico genera en tiempos a mediano y largo plazo, relaciones de influencia indiscutible que repercute en las acciones de tipo comercial o económico, entre otros aspectos. Sabemos que una acción individual genera reacciones en los países algunas como consecuencias naturales, otras por los efectos inducidos por los esquemas internacionales; si una nación está rodeada (por sus relaciones internacionales) de países que compartan ciertos intereses, podría pensarse que generaría como consecuencia, el crecimiento conjunto, sin embargo el poder mundial que pueda tener ese bloque, puede verse atacado por las demás naciones o los otros grupos de naciones, creando así conflictos internacionales que incluso podrían llegar a dividir no solo ideológicamente, sino también de manera física a los países que menor influencia mundial tenga.

    Las relaciones internacionales se efectúan porque así les conviene a las distintas partes, a unos porque quizá poseen recursos naturales que el otro carece, o su ubicación en el mapa permite establecer puentes comerciales, o por la posibilidad de crecimiento poblacional y de mercados. Son muchos los factores que dentro de la localización geográfica influyen en las relaciones internacionales, en algunos casos podrá ser un papel pasivo y gradual de dominio, y en otros la fuerza bélica es la que se hace presente. Y es que son los valor culturales, los intereses económicos, y hasta el idioma, los elementos que hacen ser distintas a las naciones pero no valiosas pues el valor es considerado como comercial en lugar de cultural e ideológico.

    Los intereses ideológicos  son la materia de las relaciones internacionales: en el medio oriente y en el norte de África vemos un ejemplo muy claro de esto. Las naciones que pertenecen a ese gran bloque cultural y étnico, caracterizado además por los recursos naturales como minerales y petróleo, son naciones aunque milenarias y semilla del conocimiento, un platillo apetitoso para cualquiera. Los países de esa región son sometidos y forman parte de la corona de países como Inglaterra o Francia y más tarde, por los Estados Unidos. Por lo tanto, no es gratuito el hecho de los conflictos étnicos y religiosos en esas mismas naciones. "Divide y vencerás" y es cierto.

 

    Al hablar de Relaciones Internacionales, no podemos referirnos actualmente a otra cosa que no sea la Globalización o por lo menos a esa tendencia en las políticas económicas en todos los países del orbe, y más aún, también en materia alimentaria, ecológica y hasta regulaciones legislativas por ejemplo, en derechos humanos como las penas a criminales en los distintos países, el trato a convictos, la homosexualidad, el racismo o cualquier otro tipo de discriminación.

    Las Relaciones Internacionales, con la tendencia abrumadora de la globalización, determinan las leyes económicas internacionales y por lo tanto, el bienestar o el malestar que experimentamos actualmente en la población de los países en todo el mundo: una crisis energética, crisis alimentaria, crisis ecológica y crisis de valores humanos; pero es la crisis económica a escala global la que resalta, pues es la primera vez que existe en el mundo una recesión o crisis generalizada. Y es que ahora los países están cada vez más impedidos a tomar decisiones económicas y monetarias de modo unilateral. Existen tantas coaliciones, tratados comerciales, bloques y organismos internacionales que las decisiones económicas que se abordan en cada nación tienen que ver con el modo de relacionarse con las demás de todo el mundo o con gran parte de él.

    Cuando un país tomaba decisiones unilaterales, las consecuencias eran internas, ahora son globales. Entonces esta recesión económica global es impredecible en rumbo; por lo tanto, las coaliciones y el nuevo orden mundial parecen funcionar en cuanto al caos. No se puede predecir el movimiento en el precio de los energéticos, ni de los alimentos, ni del rumbo de las diversas actividades económicas. Sin duda este nuevo orden mundial debe tender hacia la aldea global, ya hemos experimentado que las naciones pobres son más pobres y que dicha característica a la larga, resulta en conflictos sociales que influyen en la producción, en la industria, en el comercio mundial.

    La sociedad cambiará y lo hará en todos los sentidos. Además dicho cambio será vertiginoso al igual que en estos últimos años donde los avances tecnológicos en todos los ámbitos han hecho que lleguemos al punto de no retorno en el que hoy nos encontramos; en pocos años se ha transformado la realidad y es tan palpable como simplemente cargar gasolina o mirar por televisión los noticieros. No somos los mismos de hace 10 años o 5, ni sabemos lo que seremos en 15 o 20, pero es realmente preocupante que no se vea la posibilidad de solucionar la crisis global en la que la mayoría de las naciones estamos dando patadas de ahogado afectando los rumbos históricos.

    Los conflictos que representan una crisis en las Relaciones Internacionales (RI)

Actualmente, las RI no son únicamente el estudio de las relaciones de fuerza entre los Estados y sus gobiernos. Se debe considerar el papel actual del sistema global que debe producir decisiones, reglas y pautas para todos sus miembros.

    Las RI nacieron con el objetivo de resolver el problema de la guerra y la paz. Si repasamos su casi siglo de existencia, la Segunda Guerra Mundial, la amenaza de holocausto nuclear y la multitud de pequeños y medianos conflictos que han asolado al planeta, arrojan un saldo negativo, sin embargo, entiendo a las RI como un nuevo orden mundial que considera los cambios vertiginosos de los últimos años dentro del marco de la dinámica de la globalización teniendo a la guerra como un eje económico, pero sin considerar ya el dominio y sometimiento ideológico unilateral.

    Por ejemplo, en cuanto a RI ajenas a cuestiones bélicas y dominio, se encuentra el caso de la isla de Cuba, que es más una oportunidad de mercado que de sometimiento. Una noticia reciente dice que  "...la Unión Europea decidió, el 23 de junio de 2008, eliminar las “sanciones” contra Cuba, impuestas en 2003 y de hecho suspendidas en los últimos tres años. La pelota está ahora en el campo cubano para abrir una nueva etapa en las relaciones..."

    Otra nota importante es: "Una nueva administración en los EE.UU. en 2009 podría implicar nuevos y más profundos cambios en sus políticas hemisféricas. Para que esto sea posible y se obtenga una agenda compartida sería necesario que se modificaran los conceptos con que se piensa y se diagnostican los problemas en América Latina y se usaran las instancias multilaterales para desarrollar acciones colectivas".

    El escenario se ha visto invadido por nuevos actores en las relaciones internacionales: las empresas transnacionales y los organismos internacionales. Las naciones como Estados Unidos, Inglaterra, España, Francia, Alemania, Australia, Canadá, entre otros, representan a estas empresas, entonces podemos pensar que son los intereses de las compañías globales las que podrían estar fomentando conflictos armados contra Estados que ostentan abundantes recursos naturales, como fue el caso de la invasión de Estados Unidos a Irak.

    Los países en vías de desarrollo han mostrado en los últimos años conflictos vinculados al rechazo al sistema internacional y a la globalización económica ya que mientras avanza la tecnología, avanza el comercio mundial, pero se agotan los recursos naturales que sostienen dicho crecimiento. Entonces existe ahora la lucha por los recursos naturales en los países en vías de desarrollo. Medio Oriente es un claro ejemplo de esto y el excesivo proteccionismo estadounidense a Israel por las cuestiones religiosas judías y los dirigentes que encuentran ventajas indiscutibles en tener un lugar estratégico en esa región del planeta; también, por ejemplo, en América Latina han estado apareciendo conflictos relacionados con los desequilibrios producto de la globalización económica como los conflictos de tipo ideológico; América Latina presenta más conflictos dentro de ella misma que sus relaciones con el exterior. El viejo continente es ahora el escenario de las principales transformaciones de la realidad contemporánea. La enorme diferencia de papeles que a cada uno le toca jugar muestra una Comunidad Europea protagonista y una América Latina secundaria pues las transformaciones globales actuales no favorecen el desarrollo de las relaciones entre Europa y América Latina ni el de los países que lo necesitan, por lo que AL debe de superar su crisis y mejorar su inserción en el sistema mundial. Mientras del otro lado del mundo, los países de la ex Unión Soviética, han estado vinculados a conflictos territoriales y de autonomía.

    La globalización económica, social, cultural y política del mundo y un modelo único de sociedad no es una solución a la pobreza del mundo y mucho menos a los conflictos armados; por el contrario, puede ser un contexto que profundice las desigualdades y por ende la violencia. Pero también puede ser una situación mundial que acerque más a los pueblos a través de la cooperación y el entendimiento para solucionar la crisis de pobreza que atraviesa gran parte de la humanidad.
 


Article Source :
You need permission from the original author to reprint/publish this article.
TAGS : nuevo orden mundial  , recursos naturales  , derechos humanos  , internacionales  , la primera vez